/* google analytics */

El Tribunal Supremo, en dos recientes sentencias, avala el veto de estos apartamentos en las comunidades de propietarios que prohíben en sus estatutos la utilización de las viviendas para ejercer una actividad económica.


El Tribunal considera que el alquiler de viviendas para uso turístico es una actividad económica, y esta actividad está vetada si en los estatutos de la Comunidad existe la prohibición de destinar los pisos al uso turístico. 


En una de las sentencias, la Sala da la razón a la comunidad de propietarios del edificio (Oviedo) y ordena el cese de la actividad de alquiler turístico que se desarrolla en dos pisos de este edificio, con un portal independiente de acceso a las viviendas y otro a los locales situados en las plantas tercera a séptima. 

El tribunal concluye que si se aplican los estatutos sociales, resulta que concurre una prohibición estatutaria, conforme a la cual en las viviendas no podrán ejercerse actividades profesionales, empresariales, mercantiles o comerciales de ningún tipo; reservándose su uso al de carácter exclusivamente residencial. 

Para el Tribunal, la actividad desplegada por la parte demandada en los dos pisos del edificio tiene “naturaleza empresarial y comercial, prestada por una sociedad mercantil”, y, por ello, otorga la razón a la parte demandante, en el sentido de que existe una prohibición estatutaria inscrita, que veda el destino de los referidos inmuebles como viviendas de uso turístico. 


A la misma conclusión llega el Tribunal en la otra sentencia que afecta a algunos propietarios de viviendas de un edificio (San Sebastián), que demandaron a su comunidad con el fin de que se anulara la prohibición recogida en las normas del edificio por la promotora, e incluidas en los contratos de compraventa de viviendas, que establecía que quedaba terminantemente prohibida la realización de actividad económica alguna (oficina, despacho, consulta, clínica, etc.) salvo que la propia subcomunidad del portal lo autorizara por unanimidad. 

El Tribunal estima “la condición de actividad económica de la actividad de alquiler de las viviendas que se ofrezcan o comercialicen como alojamiento por motivos turísticos o vacacionales, y que son cedidas temporalmente por la persona propietaria, explotadora o gestora y comercializadas directamente por ella misma o indirectamente, a terceros, de forma reiterada o habitual y a cambio de contraprestación económica”, de acuerdo con la normativa autonómica y las ordenanzas municipales.

Y añade que “el que el desempeño de esa actividad comporte una serie de requisitos y condiciones, incluidos los de funcionamiento, implica la prestación de una serie de servicios y la asunción de determinados deberes inherentes a la comercialización de las viviendas para uso turístico que determinan que la actividad y la prestación del servicio turístico se desarrolle en la propia vivienda”

La sentencia concluye que “…el alquiler de viviendas para uso turístico es una actividad incluida en la prohibición estatutaria, pues es una actividad económica, equiparable a las actividades económicas que a título ejemplificativo se enumeran en los Estatutos, caracterizadas todas ellas por ser usos distintos del de vivienda y en los que concurre un componente comercial, profesional o empresarial”

El Tribunal subraya que esta interpretación es conforme con la jurisprudencia de la Sala acerca de que “las limitaciones tienen que ser claras, precisas y expresas porque la inclusión de la actividad turística en la prohibición estatutaria es perfectamente coherente con su letra y espíritu, que no es otra que prohibir que en las viviendas se ejercite una actividad económica con un carácter comercial, profesional o empresarial como sucede con los apartamentos turísticos”.


Es una información elaborada por los Servicios Jurídicos y el Departamento de Gestión de Comunidades de Propietarios de la Cámara de la Propiedad Urbana de Reus.


Si deseas conocer el contenido íntegro de la nota oficial del Consejo General dl Poder Judicial, clica en este enlace.


Fuente: Comunicación Poder Judicial.


 

Al servicio de Propietarios y Comunidades de propietarios

Comunidades de propietarios

Asesoría legal y defensa jurídica

Seguros

Administración de fincas y patrimonios

Fianzas

Contratos de alquiler y otros

Compraventa y alquiler

Aseroría y gestión fiscal

Cedulas de habitabilidad y certificaciones energéticas